Temas de género en la LIJ: normalicemos la diversidad

Vivimos en un mundo diverso, donde las categorías de hombres, mujeres, niños y niñas ya no son suficientes. La verdad es que nunca lo han sido porque la diversidad sexual y de género existe desde que los primeros seres humanos habitaron la Tierra. No pensemos en que es algo de la posmodernidad o que recién en el siglo XX se dieron los primeros “casos”. La naturaleza humana es diversa y la homosexualidad, intrasexualidad, transgeneridad, transexualidad, lo femenino, lo masculino, son naturales a la humanidad y la literatura debe asumirlos como tal. Sobre todo, la literatura dirigida a los niños.

La presencia de personajes que asumen su género de una manera diferente no debe ser sinónimo de “tema difícil” o de un libro que perpetúe conceptos que, solo por el hecho de ser diferentes, los aborde como algo extraño, complejo o juzgable.